|

Validez y legalidad de los salarios e incentivos de los jueces de la JCE

La sociedad dominicana ha estado sumergida en un complejo mar de debates públicos, referentes a los salarios e incentivos de ciertos servidores gubernamentales. La indagatoria de si proceden o no los incentivos y salarios de éstos funcionarios del estado, solo son competencia de sus respectivas entidades con autonomías legítimas, el cual es el caso de la Junta Central Electoral. Como es de carácter regular en nuestra nación, se opina generalmente desconociendo la realidad implícita de los temas.

En comparación objetiva con muchas de las demás instituciones públicas, el salario y los incentivos que reciben los jueces electorales, son la cuarta parte de lo recibido en otras de menos trascendencia, pero estos casos son obviados por los “medios de información” y las “organizaciones sociales”, casos tales como los de los diputados, senadores, secretarios de estado, gobernador del banco central, entre otros. La validez y legalidad de estas sumas vienen dadas por el carácter de independencia presupuestaria del organismo electoral, así como también lo establecido en las prácticas internacionales comunes de pago de dietas, horas extras y gastos de representación. Si queremos profesionales altamente calificados para dirigir nuestras instituciones, tenemos que pagar lo que valen, y más si queremos que desempeñen de la manera mas eficaz y transparente su labor.

El inicio de la campaña tradicional de descrédito contra esta institución, es obviamente prematura, conjuntamente a la también prematura campaña electoral en mira a las próximas elecciones. Se puede considerar que la creación de esta coyuntura, es la contrarréplica de la magistrada Aura Celeste, a la situación causada por la alarmante y reveladora multiplicidad de funciones que desempeñaba en el estado, convirtiéndose ella en una espina impuesta en una tribuna. El valor máximo neto que devengan miembros del pleno de la junta ronda los RD$199,000.00, mientras que el superintendente de bancos devenga un total de RD$750,000.00, el secretario de finanzas RD$740,000.00 y los jueces de la Suprema corte de justicia RD$600,000.00, solo para comparar con algunas instituciones.

Resulta inconsedible que quienes deben ser procreadores de la paz y armonía en un órgano estatal en el cual descansa la democracia Dominicana, se den la tarea de fastidiar las labores rutinarias para ganar méritos personales ante una sociedad ciega, que se alimenta de la prensa, publicidad y la propaganda. Debemos recordar que “Las clases no se suicidan”, y que el cobro de remuneraciones es voluntario.

La sociedad debe juzgar a todos con la misma vara, para así no distraer la atención en un sofisma malicioso de color rosa para la población. El aparato social es incoherente con el sistema, el cual predica el estado democrático de derecho, aliado a los principios éticos y morales fundamentales.

|

Filosofar como modo de estar en el mundo.

El hombre ha de estar ubicado en alguna parte del mundo, y siempre y cuando se encuentre en plenas facultades mentales, ha de accionar de algún modo en base a su razonamiento; esto hace que las fase pre y post accionar sean transitadas por su conciente de manera que haya razonamiento alguno, que de lugar al filosofar de su acción.

El filosofar como modo de estar en el mundo, no es simple teoría de la vida, sino que es un requisito de todo aquel ser, para establecerse en estado psíquico normal, y comprende la mínima medida del indagar a su interior en calidad de viviente.

También es una necesidad abierta del hombre en busca de su desarrollo y porvenir, en todo ámbito de la vida. Por eso considero esta categoría como Filosofo Genérico, cuya calidad de filósofo, viene dada por su condición de ser humano viviente en el mundo, el cual es el reglón de filósofo básico.

¿Cómo está (en el mundo) el hombre y el animal?

El hombre está en condición de ser dotado de fe y razón, mientras que el animal esta simplemente como ser a merced del hombre. El hombre esta como animal que razona, mientras que el animal como simple ser.

¿Como el hombre común y como el filosofo?

El hombre común está en calidad de Filósofo genérico/básico, mientras el filósofo está en condición plena de Filósofo versado en la materia de la vida. El filósofo tiene calidad de hombre común especializado en el pensamiento profundo, mientras que el hombre común tiene calidad filosófica básica/genérica.

¿Humaniza la filosofía al hombre? ¿En que sentido?

Si, en primer lugar en el sentido de que el centro de la filosofía es el hombre como ser y esto hace una relación mas estrecha entre si mismo, y en segundo lugar, el hecho de pensar tan a profundidad sobre algunos temas centrales de la vida, hace que el filosofar comprenda y asimile asuntos de la cuestión humana que inciden en el transcurso de la vida del hombre.

¿Sobreabundancias de filosofías y cansancio filosófico?

Es cierta la abundancia de filosofías, esto también corrobora el dicho de que cada cabeza es un mundo, de modo que al cada hombre tener la posibilidad de trazar sus teorías hace que exista una abundancia, pero nunca será sobreabundancia, ya que consideramos nuestra población y la dividimos entre las filosofías, y veremos que no se concretiza la sobreabundancia, ya que la gran parte prefiere seguir filosofías ajenas que comparte.

El cansancio filosófico también existe, pero no es definitivo; se da mas en casos como cuando las preguntas que queremos responder son de extrema dificultad.

Y sin embargo es posible dejar de filosofar.

Dejar de filosofar como hombre es posible siempre y cuando éste pierda sus facultades mentales, y si comparamos diciendo que los locos también filosofan, decimos que los animales también lo hacen, ya que los locos no razonan muchas de sus acciones, al igual que los animales como los perros.

Decimos que en cada hombre hay un filosofo, ¿Qué sentido tiene esa frase para usted?

El hombre es simplemente un ser dotado de fe y razón, quiere decir que por naturaleza tiene el razonamiento en su conciente. En cada hombre hay un filósofo, pero no todo tipo de filósofo, sino que el hombre está establecido como un filósofo genérico/regular de naturaleza, que es la calificación más mínima de un filosofo, ahora bien, filósofo pensador versado en la materia de la vida es propiamente dicho un hombre estudiado y que estudia para éstos fines.

Distinga entre introducción objetiva y subjetiva.

Introducción objetiva introduce hechos, acciones y objetos de la filosofía, mientras que la subjetiva introduce al hombre como ser, su interior consciente.

 

©2009 Ernesto Guzmán Alberto | Template Blue by TNB