|

Motorización Izquierdista de los JJ.OO. 2008.

El modelo es República Popular, su marca es China, el año del modelo es 2008; tiene un sistema de combustión interna Socialista motorizado por más de 1,300 millones de caballos de trabajo. Este modelo prevee generar 7,792,47 millones de dólares en valores de índice PBI PPA (el segundo lugar -FMI).

Desde siempre se nos ha querido inculcar como un síndrome maligno los ideales izquierdistas; una enfermedad infecciosa transmitida principalmente por las doctrinas Comunista y Socialista, ingerida mediante el conocimiento de las ideas Revolucionarias. Pero hoy día estamos viendo colapsar el sistema vigente, un sistema basado en desigualdad, que nos ha traido hambrunas, escasez, injerencias, abusos, un estallido social fruto de las injusticias, la corrupción, despilfarro del erario público, y una serie de inmundicias.

Se nos presenta en la cara una realidad insoslayable, indivisible del espectro Revolucionario rezagado de nuestras naciones, esa realidad es CHINA. Tanta maldición y tanto deseo de fracaso han sido insuficientes para detener al gigante asiático, que hoy nos brinda en bandeja de oro y con gran esplendor los Juegos Olímpicos Beijing 2008.

Este evento ha filtrado a la humanidad el gran desarrollo y potencial de aquel pueblo socialista, parte de sus riquezas, que ha sido uno de los más asediados por el imperialismo. ¿No resulta una hipocresía imperialista, 18 horas antes condenar acciones del pueblo soberano de China para luego sentarse en su estadio deportivo nacional a presenciar los juegos?

La tenacidad del pueblo asiático pone en evidencia sus fortalezas. Asimilar la decisión y autodeterminación de aquel pueblo es difícil, y más aún partiendo de sus entrañas políticas; mientras nuestros pueblos con una "democracia republicana presidencialista abierta" están abismalmente malposicionados en la generalidad de los índices internacionales con respecto a China, esta última sí continúa subida en el palo, encaminándose pa' lante.

Resulta extraño que en una aldea global con una generalidad abrumadora de estados capitalistas, un estado socialista esté dirijiendo el timón de producción en muchos sectores a nivel mundial y para colmo, ser el principal socio comercial de la potencia imperialista número uno.

|


La Carta del Ex-presidente Mejía.

Las erróneas teorías económicas y políticas vertidas por nuestra máxima autoridad Ejecutiva de la nación, coreada por sus ostentosos subordinados y allegados, quedan mutiladas y silenciadas ante las objetivas líneas dirigidas por el presidente Mejía al presidente Fernández, cuya más sublime característica es el carácter técnico, estadístico y científico en la sustancia de la misiva.

Esta segunda carta no presenta un grandioso elemento que contenía la primera, que eran los extractos de los informes de los organismos internacionales, de sus apreciaciones sobre el manejo de la crisis y el evidente fraude como causa principal de la crisis económica del 2003. Pero sustituye esa técnica por la de ejemplificación y analogía, con casos similares recientes y actuales.

Mucho provecho le sacó nuestro mandatario a sus erradas y falsas "conceptualizaciones" sobre la crisis económica del 2003 y la quiebra de Baninter, hasta el punto de usar estos temas como herramienta electoral. Luego del veneno inyectado a la población, y la teoría Goebbeliana de la mentira repetida muchas veces finalmente asimilada como verdad, todavía se tiene la descabellada e infundada idea de que el fenómeno Hipólito Mejía creó la crisis económica o la quiebra de Baninter.

Voy a citar algunos interesantes párrafos de la tan motivada misiva del expresidente Hipólito Mejía al presidente Leonel Fernández, de fecha 04.08.2008:

[En la sentencia No. 0052-TS-2008 ... se establece que los imputados son "culpables de alteración, desfiguración y ocultación de datos o antecedentes, libros, estados de cuentas con el fin de obstaculizar, dificultar, desviar o evadir la fiscalización que corresponda efectuar a la Superintendencia de Bancos, así como la elaboración, aprobación o presentación de un balance o estado financiero adulterado o falso y la ejecución y aprobación de operaciones para encubrir la situacióndel Banco Intercontinental, S.A." La decisión de la justicia dominicana, complementada por ese grupo de opiniones totalmente independientes, demuestra que la acusación de usted y algunos de los funcionarios de su equipo económico contra mi gobierno es totalmente infundada y politiquera. El pueblo dominicano ya sabe quién habló verdad y quién dijo mentira.

Ante el colapso de tres entidades financieras de gran tamaño teníamos una opcion: rescatar o no a los depositantes que habían creído en lo que los diferentes gobiernos, durante años, les habían dicho: que ahorrar y depositar en nuestros bancos era seguro. Su misma Fundación, Señor Presidente, la Fundación Global Democracia y Desarrollo se encontraba entre los depositantes de uno de los bancos quebrados, con dos cuentas corrientes, una cuenta de ahorro y 64 certificados financieros quetotalizaban RD$119,132,136.98.

No dudé un solo instante en reconocer que la decisión tomada por las autoridades monetarias y financieras de mi gobierno fue la correcta. Reconozco que la forma en que se rescató a los depositantes y ahorrantes, con títulos y certificados de corto plazo, es un tema que está sujeto a debate y argumentaciones. Pero cuando se está frente a un riesgo de contagio tan elevado como el que calculaban las autoridades monetarias y el propio FMI, no hay mucho espacio ni tiempo para teorizar y "conceptualizar", mientras cientos de miles de depositantes y ahorrantes de todo el sistema están a la espera de señales para determinar si mudan o no sus ahorros al exterior.

Yo no tuve, ni tengo, intereses alrededor de los bancos quebrados. Pero si los hubiera tenido no le quepa a usted ninguna duda de que habría actuado exactamente igual, llevando el caso a los tribunales como lo hicimos.

Yo pude haber jugado a la política con la crisis, pude valerme de ella para sacarle provecho electoral, pero nunca he sido un demagogo ni un oportunista. Habría sido un acto de irresponsabilidad que yo mismo no me lo hubiera perdonado jamás porque soy un hombre de principios y de valores.

Pero tampoco el pueblo, ni la historia, me lo perdonarían nunca. Actué como tenía que actuar. Hoy los hechos me dan la razón. La sentencia condenatoria a los involucrados en el fraude bancario no puede ser más explicita.

Como puede usted ver, Presidente, el agua se aclara sola al paso de la corriente.

Como en el 2003, el país se ve sacudido por una grave crisis económica, pero por factores diferentes. Tiene usted en sus manos una gran responsabilidad. Contrario a como usted actuó estando en la oposición, yo no pienso actuar demagógicamente, ni oportunistamente para sacarle provecho político a la crisis. Actuaré como debe actuar un dirigente político serio y responsable, actuaré como debe actuar un ex presidente de la República, como un Estadista].

 

©2009 Ernesto Guzmán Alberto | Template Blue by TNB